Comparte

Testigos protegidos que involucran a Heriberto “N” y a Juan Francisco “N” en el homicidio del periodista Javier Valdez Cárdenas, temen ser asesinados al haber recibido amenazas.

De acuerdo con la Fiscalía Especializada en Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión, ayer en el Centro de Justicia Penal Federal se celebró una audiencia de solicitud de prueba testimonial anticipada en la que estuvo presente en la sala Heriberto, “El Koala”; y Juan Francisco, “El Quillo”, enlazado por videoconferencia desde el Centro de Justicia Penal de Mexicali.

La Fiscalía presentaría los testimonios durante el juicio, pero en la audiencia los fiscales pidieron al Juez recabar la testimonial por anticipado debido a que ambos testigos manifestaron que se quieren ir a vivir al extranjero y al abandonar el país ya no se contaría con esa prueba.

Los fiscales expusieron que el motivo es que a los dos los han estado amenazando y temen por su vida y la de sus familias.

Uno de los testigos es una mujer de identidad protegida, quien dijo a la FEADLE que camionetas “placosas” pasan por su casa y se detienen por un momento y además ha recibido llamadas telefónicas.

El otro testigo también de identidad protegida, refirió que camionetas con hombres armados han ido a la comunidad de San Javier, San Ignacio, de donde es originario y han preguntado por él e intimidado a sus familiares.

Los fiscales mencionaron que los testigos tienen la intención de irse del país, por lo que pidieron al Juez que adelante la audiencia en la que rendirán su testimonio.

Información difundida en el sitio de Proceso precisaron que los testigos señalan a “El Quillo” como líder de un grupo que trabajaba para Los Dámaso; y a “El Koala” de ser parte de esa célula; y a ambos de participar en el crimen del Javier Valdez.

Los fiscales mencionaron que, según los testigos, tras rendir su declaración ante el Ministerio Público perdieron su tranquilidad y viven con zozobra y pánico por las amenazas, y por eso se quieren ir al extranjero para recuperar su tranquilidad.

Los fiscales mencionaron que aunque los dos cuentan con protección, pero esta es insuficiente.

Los abogados de los dos acusados se opusieron a la solicitud y consideraron que no reunía los requisitos que establece el Código Nacional de Procedimientos Penales.

Mencionaron que los fiscales solo se basan en los dichos de los testigos, pero no presentan ningún dato de prueba objetivo que dé la certeza de que el miedo y las amenazadas son reales.

Aseguraron que la FEADLE no sustenta su solicitud ni siquiera con las circunstancias de tiempo, lugar y modo, es decir, no da datos de fechas, horas, tipo de vehículos, números desde los que se hicieron las llamadas con amenazas o quiénes son los familiares a los que han intimidado.

Acusaron que se trata de una estrategia de los fiscales para sorprender a la defensa y sacar ventaja.

Ante ello, el juez ordenó a la FEADLE garantizar la seguridad de los testigos y reforzar su protección y brindarles atención psicológica a través de alguna institución de salud pública.

 

Radio Fórmula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *