Comparte

Las constantes agresiones contra periodistas y defensores de derechos humanos, así como la retrograda Ley de Seguridad Interior, han detonado la preocupación de algunas de las más importantes organizaciones del mundo, entre ellas Amnistía Internacional (AI) y la Organización Mundial contra la Tortura, quien en conjunto con otras 8 ong’s, han concretado una alianza para atender de manera urgente la grave situación que se registra en territorio mexicano.

A esta iniciativa se han sumado también el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, la Coordinación Alemana por los Derechos Humanos en México, la Fundación para el Debido Proceso, Latin American Working Group, la Oficina de Washington para América Latina, Open Society Justice Initiative, Peace Brigades International y el centro Robert F. Kennedy Human Rights.

Esta coalición de 10 organizaciones anunció oficialmente la conformación de un Observatorio Internacional sobre México, como una respuesta inmediata a la abominable Ley de Seguridad Interior; pues después de que se ignoraran los múltiples llamados de organismos internacionales, como la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, así como cientos de organizaciones nacionales y globales, ha causado preocupación mundial los indicios de autoritarismo y dictadura que emanan de las instituciones mexicanas.

Esta coalición se ha planteado “observar y documentar el deterioro de la situación de los derechos humanos en el país” de forma permanente, como una manera de conjuntar esfuerzos para denunciar la grave crisis de derechos humanos que persiste en México, y la cual puede volverse aún más grave ante nefastas iniciativas como la Ley de Seguridad Interior, cuyo posible veto recae en manos del presidente de la república.

La grave situación de impunidad en cuanto a las agresiones contra trabajadores de la prensa y activistas, que también viene siendo denunciada por organismos internacionales que se encuentran en campaña de denuncia como la FIP, la FEPALC y el SNRP, también es otra de las preocupaciones que comparte este Observatorio de DDHH; el cual se ha planteado el objetivo de “llamar la atención de otras naciones sobre la regresión democrática que está en curso, y apoyar nuestros colegas de la sociedad civil mexicana frente a las crecientes ataques y amenazas contra defensoras y defensores de derechos humanos y periodistas”.

La coalición se ha manifestado abierta al diálogo con las autoridades, señalando que no se escatimarán esfuerzos para recordarles sus obligaciones derivadas del derecho internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *