Comparte

El relator especial de Libertad de Expresión de la CIDH, Edison Lanza, pidió hoy a México que investigue si al periodista Carlos Domínguez, asesinado este fin de semana, lo mataron por su actividad periodística.

“El asesinato del periodista y profesor de periodismo Carlos Domínguez nos entristece a todos. Para cambiar esta historia en Tamaulipas -uno de los estados más mortíferos para comunicadores en México- debe investigarse en línea con su actividad periodística”, indicó Lanza en Twitter.

Lanza visitó México el pasado noviembre junto al relator de Libertad de Expresión de la ONU, David Kaye, precisamente para analizar la situación de los comunicadores en un país que, según Reporteros sin Fronteras, es la nación en paz más peligrosa del mundo para estos profesionales.

“La violencia contra quienes ejercen el periodismo ha sido una crisis para México por más de una década y a pesar de la creación por parte del Gobierno de mecanismos de protección y persecución, todavía la impunidad y la inseguridad siguen caracterizando esta situación a lo largo del país”, concluyeron tras su visita.

“En este contexto, instamos al Gobierno a incrementar rápida y sustancialmente los recursos disponibles para los mecanismos que han sido establecidos para proveer de protección y transparencia. México ya ha dado un paso loable creando estas instituciones; ahora debería darles las herramientas para ser efectivas”, agregaron.

Carlos Domínguez, de 77 años, recibió 21 puñaladas cuando se encontraba dentro su vehículo en la localidad mexicana de Nuevo Laredo, según informó hoy el fiscal de Tamaulipas, Irving Barrios.

El periodista trabajaba de manera independiente y escribía una columna sobre temas políticos. Anteriormente, se había desempeñado en el periódico El Diario de Nuevo Laredo.

El fiscal detalló que Domínguez circulaba el sábado en la tarde con otras cuatro personas por esa ciudad, fronteriza con Estados Unidos, y al llegar a un semáforo se le acercaron varias personas.

Sus acompañantes salieron ilesos, por lo que se considera que él era el objetivo de los atacantes.

Según las autoridades, ni la Procuraduría ni las entidades de protección a defensores de los derechos humanos o periodistas tenían registradas denuncias de amenazas al veterano periodista.

México está considerado uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo. En 2017, fueron asesinados 12 comunicadores, lo que elevó a 39 los homicidios de periodistas en lo que va de mandato del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Según Reporteros Sin Fronteras, México tiene la misma cifra de muertos que Siria (12), seguido de Afganistán (9) e Irak (8).

 

EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *