Comparte

La situación del periodismo en México, se vuelve cada día más insoportable, pues se tiene que ejercer ante agravios de diferente naturaleza, como el secuestro, la intimidación, las agresiones físicas y verbales, así como también las amenazas de muerte.

Tal es el caso de la denuncia pública emitida por el comentarista de Televisa, Carlos Loret de Mola, quien a través de su espacio noticioso en W radio, señaló la forma en la cual líderes del Cártel de la Totoaba lo tienen amenazado de muerte.

Este inicio de sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, se está convirtiendo en el más mortífero para quienes ejercemos el periodismo, pues los ataques contra periodistas y periódicos se mantienen como algo recurrente; medios informativos incluso han cerrado sus puertas, después de que las agresiones y amenazas de muerte se vuelven reales.

Ante esta situación, reiteramos la necesidad de un Protocolo de Seguridad para periodistas que en verdad funcione y pueda salvar la integridad, ya que los mecanismos actuales se están convirtiendo solo en una entelequia, que no cumple las funciones para las que fueron creados.

La denuncia de Loret de Mola, exhibe nuevamente que el periodismo en México está pasando por una etapa en donde se puede ultimar a un periodista con la mayor tranquilidad y donde casi nunca son detenidos los autores intelectuales y muchas veces ni siquiera los autores materiales; por lo mismo, la situación que priva en nuestro gremio es inaguantable e intolerable, cuando periodistas de todos los niveles siguen siendo amenazados y atacados en plena luz del día.

Recientemente Alejandro Encinas, subsecretario de Gobernación, señaló cuantos periodistas están recibiendo el apoyo del Protocolo de Seguridad, y sin embargo quedó claro que muchos periodistas son desplazados de sus lugares de origen, mientras que sus familiares también sufren en forma terrible esa situación que cambia su status social y por ende su forma de vida.

Desde el Sindicato Nacional de Redactores de Prensa (SNRP) hemos luchado desde hace muchos años porque cesen las agresiones y crímenes en contra de periodistas, pero las autoridades de los tres niveles se han vuelto omisas y difícilmente resuelven los crímenes y agresiones de todo tipo en contra de los periodistas.

A nivel internacional hemos contado con el apoyo irrestricto de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) que agrupa 600 mil periodistas de los cincos continentes, y en el plano local de la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC), ambas agrupaciones periodísticas nos han apoyado en nuestras demandas para que México deje de ser el país con más periodistas asesinados, sin ser una nación en guerra.

En el SNRP siempre hemos levantado la voz en contra de las diferentes vías que tienen los criminales para ultimar a los periodistas, o hacerlos que abandonen sus lugares de origen para salvar la vida; sin embargo hace falta que todos los estados tengan su propio mecanismo y de ser posible un Fondo de Apoyo a la actividad Periodística, cómo funciona en Guerrero, y que próximamente también funcionará en el Estado de México.

Desde el SNRP deploramos que existan amenazas en contra de cualquier periodista y nos solidarizamos con Carlos Loret de Mola, al tiempo que exigimos una investigación a fondo y que sean detenidos los criminales que atentan contra el periodismo en aras de salvar su negocio y de atentar contra vulnerables ecosistemas que debe ser prioritario conservar.

 

Fernando Olivas Ortiz. Secretario General del SNRP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *