Comparte

Ante la grave crisis social de nuestro país, donde también los medios y periodistas, tenemos que lidiar con una realidad alarmante, perturbadora, de voraz persecución, hostigamiento, amenazas, inseguridad y hasta lamentables asesinatos, pedimos desde el Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP) que las autoridades de los tres niveles, brinden más atención al trabajo que realizamos para informar a la sociedad de los sucesos que acontecen diariamente.

México, ocupa un deshonroso primer lugar a nivel mundial en agresiones e impunidad para atender los casos de homicidios, secuestros y levantones de periodistas, pues hoy en día, incluso durante la actividad cotidiana, como puede ser una rueda de prensa, estamos a expensas de que cualquier persona pueda atentar contra la vida de los periodistas, como sucedió el día de ayer en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, en las inmediaciones del Palacio de Gobierno de esa ciudad.

La agresión, ocurrió en el Centro Histórico de Cuernavaca; aparentemente “no fue dirigido en contra de los periodistas o comerciantes que se encontraban en el lugar”, según aseguró el fiscal de la entidad, Uriel Carmona. Además, dio a conocer que el saldo que dejó este atentado fue de dos muertos y dos lesionados, y junto con el gobernador, Cuauhtémoc Blanco, lamentaron los hechos.

No obstante que periodistas que sufrieron el impacto del incidente, llegaron a señalar la saña con la cual fueron atacados; algunos de ellos, en entrevista manifestaron que el ataque fue directo contra los comunicadores, que únicamente cubrían la nota.

Exigimos una investigación a fondo de las autoridades federales, sin descartar de forma apresurada, que dentro de los objetivos del criminal, también estuviera una posible agresión contra la vida de René Pérez, camarógrafo que cubría la protesta. Pues algunas imágenes que han circulado en medios, también muestran al agresor apuntando directamente en su contra.

Por supuesto, las autoridades inmediatamente tratan de desvirtuar la acción y señalan que fue en un evento fortuito, no obstante que las fotografías y videos siembran dudas al respecto, por lo que exhortamos una investigación amplia y transparente sobre el caso.

Foto: Cuartoscuro

De igual forma hacemos eco de las quejas de los compañeros periodistas de Morelos, quienes señalaron que el colega periodista herido fue atendido al final, y después de 30 minutos, lo cual también resulta de extrañar, tratándose de un incidente en el primer cuadro de la ciudad.

Y aún, si las investigaciones concluyen, que no había intención flagrante de atentar contra los comunicadores, de todas formas queda constancia también de la situación de inseguridad y riesgo que persiste en el país, y que se refleja también en otros incidentes de estos mismos días, como el ocurrido en la ciudad de México, con el periodista Héctor de Mauleón.

Al reconocido periodista y empresario de medios de comunicación, le intentaron robar su vehículo en las inmediaciones de la colonia Condesa, donde salió ileso, dejando como saldo un presunto delincuente fallecido. De acuerdo a los reportes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC-CDMX), los delincuentes intentaron robar un automóvil, pero estos fueron sorprendidos por el guardaespaldas del periodista.

Y a pesar de que el comunicador, declaró que no cree que el ataque haya sido dirigido en su contra, desde el SNRP, por tratarse de un periodista que aborda temas de delincuencia organizada, y que grupos criminales lo pudieran haber identificado previo al ataque como el propietario de dicho vehículo, también hacemos un llamado para hacer una diligencia a fondo, y descartar cualquier indicio de posible agresión directa.

Del mismo modo, convocamos a las autoridades a incrementar las medidas de prevención y seguridad, para evitar que tanto comunicadores, como sociedad civil en general, sigan siendo daños colaterales de esta grave crisis de inseguridad y crimen, que persiste en gran parte del territorio nacional.

 

Comité Ejecutivo Nacional SNRP
Fernando Olivas Ortiz Secretario General

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *