Comparte

Con un enfoque en la salud de hombres, niños, jóvenes y adultos, la mejora de las relaciones entre los géneros, la promoción de la igualdad de género, y la relevación de los modelos masculinos positivos, el 19 de noviembre de cada año más de 70 países en todo el mundo se suman a la celebración del Día Internacional del Hombre.

Esta conmemoración internacional, aceptada pero ignorada, nació a propuesta en 1992 del doctor Thomas Oaster, profesor de la Universidad Missouri-Kansas. Sin embargo, esta fecha significativa no se empezó a popularizar hasta el año 1999. Ahora se ha extendido a todo el mundo.

Los fundadores de este día recordaron que no pretenden competir con el Día Internacional de la Mujer, sino que tiene el propósito de resaltar las experiencias de los hombres. Esta fecha es una ocasión para reconocer las contribuciones de los hombres a la comunidad, la familia, el matrimonio y el cuidado infantil.

Tanto el Día de la Mujer como el Día Internacional del Hombre (DIH) tienen como meta alcanzar los valores de igualdad entre ambos géneros. Aunque este día, cuenta con menos difusión y, en consecuencia, tiene menos apoyo financiero por parte de las instituciones y las autoridades de cada país. Si por algo destaca esta jornada es por su especial interés en el tratamiento de la salud y el bienestar de los hombres.

Este día se celebra con más presencia desde 1999 por iniciativa del Comité Internacional del Hombre, iniciada en Trinidad y Tobago, aprobado por la Organización de Naciones Unidas (ONU), con el propósito de destacar el rol positivo y las contribuciones del género masculino a la sociedad. Además, de abordar temas de salud, bienestar social, emocional, físico y espiritual de varones jóvenes y adultos y, promover la igualdad de género.

Otros objetivos son: promover modelos masculinos, poner en relieve la discriminación contra varones en las áreas de servicios sociales, las actitudes y expectativas sociales, y la ley; así como crear un mundo más seguro y mejor, donde la gente pueda crecer para alcanzar su pleno potencial.

El día del hombre coincide con el MOVEMBER, un movimiento generado para concientizar sobre las enfermedades como el cáncer de próstata y otros problemas masculinos. Asimismo, con la celebración del Día Universal del Niño que se celebra el 20 de noviembre.

Actualmente el Día Internacional del Hombre es reconocido en 70 países del mundo, de los cuales 16 son latinoamericanos como: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador Guatemala, Guyana, Haití, Jamaica, México, Paraguay, Perú, Trinidad y Tobado y Uruguay.

La directora del Programa Mujeres y Cultura Paz (Women and Culture of Peace Programme) de la UNESCO, Ingeborg Breines, apoyó la iniciativa de seleccionar un día internacional para el varón, al considerar que es una “excelente idea que proporcionará un poco de equilibrio entre géneros”. Además, otros organismos dependientes de la ONU, como la Organización Panamericana de la Salud (OPS), conmemoran esta día y llevan a cabo algunas actividades.

Esta fecha también recuerda que aunque las mujeres son el sexo más oprimido, aún existe una cultura de silencio que rodea a los hombres que padecen los efectos negativos del patriarcado.

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el 79 % de todos los suicidios en Estados Unidos son cometidos por hombres. Asimismo, investigaciones señalan que es menos probable que los hombres expresen cuando han sido víctimas de abuso sexual o violencia doméstica. También, es menos probable que los hombres busquen ayuda por problemas de salud mental o depresión.

También otros organismos dependientes de la ONU, como la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) tienen en cuenta que en la mayoría de las sociedades los hombres disfrutan de más oportunidades, privilegios y poder que las mujeres, pero estas ventajas no se trasladan a mejores resultados en salud.

Los promotores actuales de la iniciativa -una organización no gubernamental australiana, la Unesco y la OMS- llaman la atención sobre las negativas cifras de salud de los hombres en el mundo.

  • Esperanza de vida masculina al nacer (2015 cifra mundial): 69 años – 5 años menos que las hembras (mujeres 74 años)
  • Muertes en el lugar de trabajo: Más del 95% son hombres
  • Muertes en combate: 99% de las muertes son hombres
  • Tasa de suicidios: En casi todos los países del mundo es peor para los hombres que para las mujeres y promediada, es hasta tres veces superior a la de las mujeres.

Según la revisión de los determinantes sociales de la salud de la Región Europea de la OMS, las tasas de supervivencia más bajas de los hombres “reflejan varios factores: mayores niveles de exposición ocupacional a riesgos físicos y químicos, comportamientos asociados con normas masculinas de asunción de riesgos y aventuras, paradigmas de comportamiento de salud relacionados con la masculinidad y el hecho de que es menos probable que los hombres visiten a un médico cuando están enfermos y, cuando visitan a un médico, es menos probable que informen sobre los síntomas de enfermedad o enfermedad en si”.

Por ejemplo, en 2010, 3,14 millones de hombres -en oposición a 1,72 millones de mujeres- murieron por causas relacionadas con el consumo excesivo de alcohol. Para muchos hombres, el consumo excesivo de alcohol está vinculado a las nociones de masculinidad.

Un estudio de hombres en la Federación Rusa mostró que el consumo excesivo de bebidas alcohólicas fuertes “eleva o mantiene el estatus de un hombre en grupos sociales de clase trabajadora al facilitar el acceso al poder asociado con el ideal hegemónico del hombre que trabaja de verdad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *