Comparte

Ciudad de México.- La Procuraduría del Estado de Tamaulipas en conjunto con la Procuraduría General de la República, trabajan en colaboración para resolver el asesinato de Carlos Domínguez Rodríguez, ultimado el 13 de enero del año en curso, señaló Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE).

Lo anterior durante una visita que Carlos Domínguez Ramírez, hijo del periodista que fue vilmente masacrado a puñaladas en la ciudad de Nuevo Laredo, realizó al Fiscal, quien indicó que se están haciendo las peticiones pertinentes para emitir más información sobre el caso.

En compañía del secretario general del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa, Fernando Olivas, el fiscal Sánchez Pérez del Pozo, señaló a pregunta concreta del hijo de Carlos Domínguez, que el tema está resuelto y sólo requieren tiempo para dar información concreta sobre el caso.

El fiscal destacó que los especialistas se encuentran analizando el trabajo periodístico nota por nota, y pista a pista para documentar todas las evidencias existentes para dar con él o los asesinos.

 

Por su parte el hijo del periodista asesinado, expresó su inconformidad por no haber recibido el reconocimiento inmediato, ni por agilizarse los trámites para otorgar a la familia la calidad de víctima, tras el asesinato de su padre el pasado 13 de enero del 2018.

El hijo de nuestro compañero periodista también hizo hincapié en el hecho de que su vida y la de otros miembros de su familia corre peligro, después de las terribles circunstancias en las que se cometió el crimen, por lo que realizó un exhorto al poder ejecutivo federal que representa el ciudadano presidente Enrique Peña Nieto y a la secretaria de Gobernación, denunciando que el trámite para incorporarse al RENAVI aún podría tardar varios meses.

Por su parte Fernando Olivas Ortiz, le reiteró al fiscal de la FEADLE, que lamentablemente son muchas las ocasiones en las que periodistas resultan afectados y las investigaciones perduran empantanadas, por lo que se requiere que en verdad las autoridades federales atraigan los casos y las carpetas informativas cumplan su objetivo y se notifique a la sociedad de los avances de tan lamentables hechos.

“Estamos trabajando a fondo para resolver el caso”, señaló Sánchez Pérez ”, aunque se trata de una situación que sigue sin convencer a los familiares de los periodistas agredidos, quienes exigen respuestas más contundentes y eficaces para enfrentar esta época, que está siendo la más violenta de la historia reciente de nuestro país para quienes ejercemos el periodismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *