Comparte

A la opinión pública

 

Al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

 

A la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

 

Al Subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez.

 

Al director del Mecanismo de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, Aarón Mastache Mondragón.

 

Al Consejo Consultivo del Mecanismo Federal de Protección.

 

Al presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez.

 

A la titular de la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación, Alexandra Haas.

El pasado 26 de agosto la Oficina en México del Alta Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) dio a conocer su Diagnóstico sobre el funcionamiento del Mecanismo, en el cual el grupo de periodistas que suscribe el siguiente posicionamiento participó de manera activa, al aportar nuestros testimonios como usuarios de esta herramienta creada por el Gobierno mexicano para proteger y salvaguardar la vida de quienes ejercemos el oficio periodístico y la defensoría de los derechos humanos en el país.

Dicho Diagnóstico se realizó a petición de la Secretaría de Gobernación con la finalidad de detectar los rezagos, anquilosamientos y las fallas que mantienen sumido en la ineficacia integral al Mecanismo de Protección, por lo que la ONU-DH puntualizó de manera clara las partes que se tienen que reforzar en esta instancia de protección; entre las recomendaciones que hizo el organismo internacional está “disponer un monitoreo efectivo de la correcta implementación de los planes e impulsar sanciones pertinentes cuando se detecte el incumplimiento de las obligaciones correspondientes.”.

De esta manera, el Diagnóstico advierte una serie de debilidades, sobre todo en la Unidad de Evaluación de Riesgos y la de Seguimiento de caso, las cuales hasta el momento persisten y nos mantienen atrapados en una especie de laberinto burocrático, agresiones sistemáticas por omisión de parte de funcionarios, que han permitido que terceras

personas violenten los derechos que tenemos como beneficiarios del Mecanismo de Protección.

Recientemente una de nuestras compañeras fue agredida y molestada en su privacidad por personas ajenas al Mecanismo, causando daño psicológico a sus hijos menores de edad, quienes se encuentran en edad escolar. Todo derivó porque algunos arrendadores y arrendatarios del edificio que eligió la Junta de Gobierno para resguardarla, no quieren que haya niños pequeños en el inmueble, vulnerando los derechos que ellos tienen como infantes.

Así, en lugar de que el Mecanismo y la empresa sudsidiaria RCU Sistemas apoyara a nuestra compañera periodista, lo que decidieron fue darle la razón a los agresores y sin fórmula de audiencia, se le amenazó con ser desalojada, no teniendo en cuenta la gravedad del asunto, al dejarla a ella y a su familia en la indefensión. Queremos recordarles a las autoridades federales que el Mecanismo, y no RCU Sistemas, es el responsable de nuestra seguridad fuera de nuestros estados. Y que no está cumpliendo con las disposiciones que mandata el marco normativo.

Por si fuera suficiente, el Mecanismo en reiteradas ocasiones ha incumplido con el Artículo 38 de la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, la cual señala que todo “beneficiario podrá en todo momento acudir a la Junta de Gobierno para solicitar una revisión de las Medidas”.

En el caso de nuestra compañera, ella desde febrero solicitó que se preparara un Plan de Retorno a su lugar de origen, no sin antes analizar cualquier posible riesgo, sobre todo porque la violencia continúa estrangulando Culiacán, como ya es de amplio conocimiento público. Desde entonces no ha tenido otra Junta de Gobierno, no se le ha realizado otra evaluación de riesgo y menos se le ha dado un seguimiento a su caso, permaneciendo junto con el resto de periodistas desplazados que suscribimos, en una especie de limbo burocrático, en el que la institución parece no caminar.

A esta misma situación nos enfrentamos los otros cuatro compañeros que suscribimos la presente. No hemos pasado a un verdadero análisis de riesgo, no se nos atiende en nuestra situación contingente, a pesar de que se ha hablado en reiteradas ocasiones con funcionarios del Mecanismo, con la mejor disposición de trabajar juntos en una Evaluación objetiva y un Plan de Retorno acorde a cada caso. Hasta el momento, mientras 2019 se dirige a fin de año, no hay respuestas serias.

En el caso de otro compañero de Guerrero, en su pasada Junta de Gobierno los funcionarios que la integran parecieron actuar en contubernio, al obligarlo a aceptar una Evaluación deficiente y carente de toda seriedad (la ONU-DH también pone el dedo en esta llaga), sin atender el contexto de su región sumida en la violencia, tal y como lo señala la Ley, y por el contrario también lo amenazaron con desalojarlo de su refugio. Nuestro compañero además tiene el agravante de tener una enfermedad crónico-degenerativa producto de las agresiones que sufrió en su estado, y sin importar esto, permanece bajo el estrés constante de ser prácticamente corrido del apartamento.

Si el Mecanismo ya sabe cuáles son sus fallas, si ya un organismo con la suficiente seriedad como la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas emitió un diagnóstico, porqué siguen revictimizando a los usuarios, ¿entonces por qué tantas reuniones, señor Aarón

Mastache? ¿Entonces por qué tanta faramalla de que trabajan en planes de retorno y en planes de prevención de agresiones? ¿Por qué sigue operando de manera ineficaz y desparpajada la Segunda Unidad, si ya se les dijo cuáles eran las deficiencias más profundas y posibles de resolver en lo mediato? ¿Le están apostando a que los usuarios del Mecanismo se harten y abandonen las medidas ante el grave número de omisiones?

No sólo somos nosotros los suscritos, tenemos conocimiento que esta situación es generalizada, otros compañeros y compañeras se han quejado del trato de RCU Sistemas y de su contubernio con las autoridades del Mecanismo. Incluso sabemos de casos en que periodistas han tenido que renunciar a las medidas de protección al considerarlas ineficaces en su seguimiento.

Nosotros no somos parte del problema, muchas veces lo hemos dicho en reuniones con todo tipo de autoridades y servidores públicos: queremos ser parte de la solución, no basta la buena voluntad del Presidente. Basta con que de verdad cumplan con sus responsabilidades.

Por estos motivos expuestos, exigimos como periodistas desplazados tres puntos torales:

1.-Que el Mecanismo y las autoridades vinculantes cumplan con cada una de las recomendaciones emitidas por la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU en su Diagnóstico oportuno, el cual puede consultarse libremente:

http://hchr.org.mx/images/doc_pub/190820-Diagnostico_Brief.pdf .

2.-Que la Unidad de Seguimiento cumpla de verdad con la Ley y su reglamento, ya que como señalamos nos tienen varados en una ciudad lejos de nuestras familias, sin que exista un seguimiento de verdad. Ni siquiera conocemos al encargado de esta área.

3.-Que cese el hostigamiento y la mala forma de conducirse de los servidores públicos e integrantes de RCU Sistemas hacia nuestra compañera Cynthia Valdez García, a quien no le han resuelto su situación de refugio ni mucho menos de retorno a su ciudad, y por el contrario está siendo re victimizada. Asimismo, conminamos a que el compañero Luis Abraham Martínez Huerta no sea obligado a abandonar su refugio temporal y menos regresado a Guerrero, en donde corre peligro.

 

Suscribimos la presente:

 

Martín Alberto Durán Romero, periodista desplazado

 

Julio César Beltrán, periodista desplazado

 

Cynthia Yarel Valdez García, periodista desplazada

 

Luis Abraham Martínez Huerta, periodista desplazado

 

Edith Fraire, periodista desplazada

 

Julio Omar Gómez, periodista desplazado

 

A la presente se agregan de forma solidaria:

Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP)

Asociación Periodismo Nación MX

Sergio Javier Ceyca Uriarte, periodista

Alma Celia San Martín Cruz, periodista

Laura Barranco Pérez, periodista

Yuridia Torres, periodista

Raymundo Pérez, periodista

Georgina Montalvo Carrasco, periodista

Scarlett Arias, periodista

Mariana Hernández Flores, ciudadana

Anabel Sarabia Becerra, ciudadana

Grabriela Soto Olea, periodista

Rafael Báez Molina, periodista

Patricia Monreal Vázquez, periodista de Michoacán

Verónica Galicia Castro, periodista

Martha Olivia López, periodista

Hercilia Castro Balderas, periodista

Jazmín Suazo Solís, periodista de Córdova Veracruz

Nathalie Gómez Cortés, periodista

Denisse Sandoval, periodista

Irma Santander Vera, periodista de Coatzacoalcos, Veracruz

Primavera Téllez Girón García, periodista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *