Comparte

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) se ha unido a su afiliado mexicano, el Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), para condenar el asesinato de la periodista Alicia Díaz González, la cuarta profesional de medios asesinada en el país en lo que va de año.

La periodista y colaboradora de los diarios ‘El Financiero’ y ‘Reforma’, de 52 años, apareció sin vida y con signos de violencia el 23 de mayo en su domicilio de la ciudad norteña de Monterrey, estado de Nuevo León. Según los medios, fue su hijo quien descubrió el cadáver y dio la voz de alarma, asegurando que se encontraba descansando en el segundo piso de la vivienda y no escuchó ruido alguno ni gritos de auxilio.

Las autoridades han iniciado la investigación del suceso y, según medios locales, descartan el móvil del robo al no faltar cosas en la casa. Según los primeros indicios, y a reserva de la autopsia de ley, medios locales aseguran que la periodista murió a consecuencia de golpes que le propinaron en la nuca, desconociéndose hasta el momento el posible móvil.

 

La FIP se ha unido al SNRP en pedir a las autoridades estatales y federales, así como a La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra de la Libertad de Expresión (FEADLE), que se encarguen de verificar si este nuevo crimen está relacionado con la labor que realizaba como periodista. “Las autoridades suelen apresurarse en maquillar la labor de la víctima, algo que posiblemente no será la excepción esta ocasión”, ha señalado Fernando Olivas Ortiz, secretario general del SNRP.

Ante este ataque, la FIP y el SNRP exigen que la FEADLE, instancia encargada de perseguir los delitos cometidos en contra de quienes ejercen la actividad periodística, cumpla con su misión e informe en forma expedita de los alcances de la investigación.

“La comunidad periodística internacional se solidariza con los familiares, amigos y compañeros de Alicia Díaz González y vigila con estupor los abominables ataques a la libertad de prensa y a la seguridad e integridad de estos profesionales en México”, ha añadido el secretario general de la FIP, Anthony Bellanger. “Pedimos que termine este baño de sangre contra nuestros compañeros y compañeras en los medios y exigimos a las autoridades mexicanas que hagan todo lo posible por enjuiciar a los culpables para que este nuevo asesinato no quede impune”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *