Comparte

* En este año suman ya cinco asesinatos de periodistas, 120 en el siglo, en un país que no está en guerra

Un nuevo crimen contra una periodista prende las alertas y a nivel nacional se exhorta a las autoridades de los tres niveles, para que cumplan con su labor de garantizar seguridad y certeza a los ciudadanos, porque se hace increíble que el gremio periodístico tan castigado, sea nuevamente el centro de las conversaciones cuando ultiman en Monterrey, Nuevo León, a Alicia Díaz González de 52 años de edad, quien colaboraba con el periódico El Financiero y trabajó en el Grupo Reforma (periódico El Norte).

La situación se torna difícil para los informadores cuando en este año suman ya cinco asesinatos de periodistas. En el quinto mes ya se contabilizan dos y se pide a las autoridades estatales y federales, así como a La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra de la Libertad de Expresión (FEADLE), que se encarguen de verificar si este nuevo crimen es por la labor que realizaba como periodista, pues las autoridades suelen apresurarse en maquillar la labor de la víctima, algo que posiblemente no será la excepción esta ocasión, como señala Fernando Olivas Ortiz, secretario general del SNRP.

Ante este ataque contra la periodista Alicia Díaz González, desde el Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP) exigimos que la FEADLE, instancia encargada de perseguir los delitos cometidos en contra de quienes ejercen la actividad periodística, cumplan con su misión e informen en forma expedita de los alcances de la investigación.

De acuerdo a la tendencia de la mayoría de crímenes que se han suscitado contra periodistas en nuestro país en lo que va del siglo “XXI”, jamás se detiene o se pone tras de las rejas a los autores intelectuales de los asesinatos y siempre aparecen autores materiales que son señalados como asesinos a sueldo y sin embargo no existe en prisión nadie que purgue sentencia por los atroces crímenes que privan a la sociedad de una voz que informa y señala en el diario acontecer los problemas que aquejan a la comunidad, por lo que esperamos que en este caso sí se haga justicia.

Por ese motivo, señaló Olivas Ortiz, desde México pedimos la ayuda y apoyo de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y de la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC) para que este crimen en contra de la periodista Alicia Díaz González, no quede impune, confiamos en que esta denuncia será llevada a un plano internacional, pues la situación de México se sigue con lupa por las constantes violaciones a los derechos humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *