Comparte

Desde el Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), emitimos este extrañamiento y nuestra más profunda preocupación por la situación laboral e informativa que se está presentando en esta nueva etapa de transición en México, en la agencia de noticias del estado mexicano, Notimex; pues no solo está en riesgo la estabilidad laboral de decenas de periodistas y corresponsales, sino que incluso también su salud, y en consecuencia su vida.

Corresponsales en el extranjero

Desde hace semanas, los corresponsales de Notimex en el extranjero, venían señalando incertidumbre y preocupación respecto a su contrato laboral con la agencia de noticias, a la cual habían dedicado su ejercicio profesional, por una antigüedad de 8 a 35 años; no obstante que este conflicto, en vez de conducir hacia una sana solución, se ha venido agravando de forma preocupante.

Los corresponsales, a raíz de que comenzaron a ver deteriorada su estabilidad laboral, comenzaron a organizarse y comunicarse entre sí, emitiendo finalmente el pasado 18 de marzo, una primera carta pública oficial, denunciando la forma en la cual estaban siendo apartados de su trabajo, de una forma poco ética y que además viola su relación laboral y trayectoria.

Notimex por su parte, emitió días después una débil respuesta, tratando de minimizar el papel de los periodistas, calificándolos como recomendados, y acusando incluso a los corresponsales de haber dejado de cumplir con su trabajo. Este mensaje, fue también el único aludido por su nueva directora, la periodista Sanjuana Martínez Sotomayor, quien de una forma poco cortés, los acusó de victimizarse, arremetiendo además contra otros periodistas que la cuestionaron, y usando como argumento acusaciones de otros conflictos externos.

Ante esta carta de Notimex, días más tarde, el pasado 26 de marzo, los corresponsales de Notimex, en misiva firmada por 20 corresponsales, respondieron a los señalamientos de la empresa, negando haber dejado de cumplir con su trabajo, y denunciando la forma en la cual fueron removidos del sistema de envío de información.

Asimismo, denunciaron la arbitraria propuesta de ajuste a sus percepciones, donde de forma injustificada se hacían reducciones de hasta el 60% en su salario, además de haber marginado a algunos de los corresponsales sin justificación ni explicación de por medio.

La situación, provocó que los corresponsales dejaran de tener ingresos por tres meses, como expuso en un detallado artículo la corresponsal de Notimex en Argentina, Cecilia González; además, se está comprometiendo severamente, no solo la estabilidad de los periodistas, sino incluso su vida, como el caso del corresponsal en Venezuela, Rodolfo Rivera de 76 años de edad, con una antigüedad de 28 años en la agencia, y quien requiere tratamiento médico urgente.

Nos solidarizamos y aplaudimos la actitud de los colegas periodistas, quien ante esta situación han lanzado una campaña independiente para recaudar fondos y poder apoyar al corresponsal que se encuentran en grave situación; no obstante que nos preocupa, tanto la escasa respuesta al llamado, como la falta de disposición de las autoridades, quienes no han contestado siquiera a esta reciente carta de los corresponsales.

También nos parece poco ético, que se pretendan escudar en nimiedades contractuales para evadir responsabilidades, ante corresponsales que han dedicado gran parte de su vida a ejercer con gran profesionalismo su trabajo, y quienes merecen algo más que un trato digno y justo por su desempeño y trayectoria.

A pesar de que el Coordinador General de Comunicación Social de Presidencia de la república, Jesús Ramírez Cuevas, ha llegado a declarar que Notimex atraviesa por una crisis financiera, y esto ha sido replicado por la directora de la agencia a modo de justificación; la realidad es que el ajuste presupuestal fue de tan solo el 3%, por lo que resulta poco comprensible el drástico recorte laboral, y también el hecho de que los periodistas tengan que ser quienes sufran la mayor parte de este impacto.

Recortes también al personal en México

En este sentido, de igual forma genera preocupación en el gremio, las denuncias que han estado realizando empleados de Notimex, quienes, a través de redes sociales, han venido denunciando también despidos injustificados e intentos de arreglo ofensivos.

Han generado una comprensible indignación casos como el de Isaí González, a quien tras 28 años de servicio en Notimex, le ofrecieron una liquidación de una quincena, violando así también los derechos laborales, tanto nacionales como internacionales.

Más preocupante resulta, pues no se trata de una agencia de noticias cualquiera, sino la agencia oficial del estado mexicano, donde se debería tener un mayor ejemplo de responsabilidad social, y las garantías laborales deberían respetarse con estricto apego a la legalidad.

Los mismos periodistas de Notimex, reconocen que gran parte del problema, ha sido heredado desde administraciones anteriores, no obstante que como defensores de periodistas, en el SNRP nos preocupa de forma mayúscula, que no se observa una clara disposición de la nueva administración, para solventar estos conflictos de la mejor manera, y en su lugar se percibe una actitud agresiva y hostil, que pareciera más bien intentar evadir las responsabilidades.

Denuncia de censura

De forma paralela a la situación de agravio a los derechos laborales de los periodistas, también nos mueve a realizar este extrañamiento, las denuncias de censura en contra de esta agencia que debería ser ejemplo de civilidad e inclusión.

Desde hace varios días, la periodista Guadalupe Lizárraga de Los Angeles Press, ha venido denunciando la omisión que se realizó, en el video de la conferencia de prensa “mañanera” del presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, del pasado 29 de marzo, donde se removió una denuncia y cuestionamiento realizado por la periodista, en alusión a la señora Isabel Miranda de Wallace.

A pesar de los insistentes llamados de la periodista, para que Notimex explique los motivos por los cuales fue removido ese fragmento de la conferencia, del video transmitido por los canales oficiales e institucionales de la agencia, la empresa estatal y la directora han hecho caso omiso, y no han dado explicación a un tema que resulta de interés público.

Más aún por el hecho de que la periodista, recientemente también ha denunciado la grave situación por la cual atraviesa, al ser objeto de hostigamiento y amenazas por el mismo tema; al grado que incluso el pasado 10 de abril del presente año, ingresó una denuncia formal ante la Policía Federal y ante el partido Morena, después de que la diputada María de los Ángeles Huerta del Río, filtrara información confidencial, tales como nombres de familiares y direcciones, poniendo en grave riesgo su integridad personal y la de su familia, además de realizar una peligrosa campaña de difamación contra la periodista.

Situación de la cual también externamos nuestro más enérgico rechazo, y exigimos una amplia investigación sobre el caso, además de exhortar a emitir las debidas medidas cautelares para su protección.

Por tanto, nos extraña de gran manera, que a pesar de que se trata de una periodista en un estado grave de amenaza, la agencia oficial de noticias del estado mexicano, pareciera tomar partido por su contraparte, silenciando su voz, y haciendo caso omiso a los llamados para explicar este flagrante acto de censura; lo cual además representaría un grave retroceso en materia de derechos humanos y libertad de prensa.

Hacemos un llamado a las autoridades competentes, a dar respuesta a las interrogantes expuestas, así como a buscar la mejor solución posible, que permita respetar los derechos y trayectorias de los periodistas que están siendo agraviados de parte de la agencia oficial de noticias del estado mexicano. Asimismo, confiamos en su sano juicio y capacidad para poder resolver estos conflictos, y permitir afianzar la transformación que de igual forma exige esta dependencia, para convertirse en una institución a la altura de su posición y expectativas.

De igual forma, convocamos a nuestras organizaciones hermanas, como la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y a la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC), a hacer extensivo este llamamiento, que representa también intolerables antecedentes que atentan contra el libre y sano desempeño de los periodistas y corresponsales alrededor del mundo.

 

Fernando Olivas Ortiz. Secretario General del Comité Ejecutivo Nacional del SNRP.

Ciudad de México, abril 2019.

 

Foto de archivo Cuartoscuro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *