Comparte

Desde el Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa, conmemoramos este día de la #DíaMundialDeLaLibertadDePrensa sin nada que celebrar; al contrario, mucho trabajo y exigencias, pues en muchas regiones del mundo, incluida nuestra América Latina, aún estamos lejos de vivir bajo una verdadera libertad de expresión.

No podemos pasar esta jornada sin recordar el trágico crimen contra nuestros 3 colegas cobardemente asesinados en Ecuador, ocurrido hace tan sólo unas semanas, y que nos recuerda la gravedad de la situación que tenemos que enfrentar los trabajadores de la prensa en Latinoamérica.

De igual forma aprovechamos este día para reiterar la denuncia acerca de la desaparición de nuestro colega periodista de Oaxaca, Agustín Silva Vázquez, perteneciente a la delegación del SNRP Oaxaca, y quien continúa desaparecido sin que las autoridades correspondientes hagan el esfuerzo suficiente para un caso de esta naturaleza, evidenciando su total incapacidad y nula disposición para llevar a cabo acciones contundentes que permitan dar tranquilidad a la familia que lo espera en casa, incluyendo su esposa y dos hijas.

En México también son muchas las familias de periodistas que siguen esperando justicia, ante una amplia proporción de crímenes que prevalecen en total impunidad, dejando así abierta la puerta para más agresiones contra la libertad de expresión.

No podemos celebrar el Día de la supuesta libertad de prensa, en un país donde las amenazas, las agresiones, las desapariciones y los asesinatos contra periodistas siguen siendo algo recurrente, y donde las autoridades siguen sin expresar un verdadero compromiso por combatir estos males que laceran a toda la sociedad en general.

Desde el SNRP seguimos trabajando para visibilizar cada uno de los casos de crímenes contra periodistas en México, al tiempo que también nos hermanamos con las luchas que llevan a cabo otros gremios en diversas latitudes del planeta, pues la solidaridad y la comunicación global, son factores que permiten enaltecer las denuncias y la exigencia de justicia, ante todo agravio a la libertad de expresión.

Por todos los periodistas asesinados, agredidos y desaparecidos, nada que celebrar este Día Mundial de la Libertad de Prensa, pero sí mucho que exigir y trabajar, para revertir esta situación deplorable, que refleja muchos de los peores males que aquejan a la sociedad contemporánea, y que no podemos darnos el lujo de seguir tolerando. Justicia.

 

Fernando Olivas Ortiz. Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *