Comparte

* El periodista fue llevado al hospital, sin equipo de auxilio, y una hora después de pedir ayuda.

* El comunicador fue detenido hace más de un año por presuntos vínculos con el asesinato del periodista Carlos Domínguez, se enfermó y no le dieron atención.

La Fiscalía General de Justicia de Tamaulipas (FGJT), a través del Ministerio Público, inició una carpeta de investigación por posible negligencia en torno a la muerte del periodista Gabriel Garza Flores, señalando de forma particular a Olga Nohemí Carrizales Hernández, encargada del Despacho de la Subsecretaría de Ejecución de Sanciones y Reinserción Social en Tamaulipas.

El periodista fue detenido hace más de un año por presuntos vínculos con el asesinato de Carlos Domínguez, se enfermó la mañana del domingo y se presume que por órdenes de Carrizales Hernández, no se permitió el acceso a paramédicos en tiempo y forma, denuncio Dora Elia Vielma Aguilar, esposa Gabriel Garza Flores.

Más de una hora después, se le trasladó en una camioneta tipo Van, esto pese a que afuera del penal estaba una ambulancia de Protección Civil que llegó con inmediatez a raíz del reporte, y finalmente fallació en instalaciones del Hospital General minutos después de su ingreso, por un paro cardíaco.

La Policía Investigadora de la FGJT, dentro de la carpeta de investigación iniciada por la muerte del periodista Garza Flores, ya tomaron declaraciones a los familiares -que se encontraban con Gabriel Garza Flores, el domingo-, así como a personal del penal, médicos, enfermeras y paramédicos.

Para recavar evidencias en torno a los hechos, se le realizó la necropsia al cuerpo del periodista, para conocer con mayor detalle los motivos que generaron el fallecimiento.

Los familiares del occiso, señalan a la actual directora de penales de Tamaulipas, Nohemí Carrizales Hernández, por negar el acceso a paramédicos, además de no contar con médico en el reclusorio local, situación que los familiares del periodista denunciaron desde el primer momento.

Nuestro compañero René Martínez Bravo, miembro del SNRP en Tamaulipas, señala: “Aunque las autoridades ministeriales no se han pronunciado de manera clara, hubo versiones periodísticas de Nuevo Laredo, asegurando que hubo negligencia de los mandos del Centro de Ejecución de Sanciones (CEDES) por demorar la asistencia médica al periodista”.

Gabriel Garza Flores, hasta hace poco más de un año se desempeñaba como reportero de “El Diario”, uno de los periódicos más reconocidos en Tamaulipas, con sede en la fronteriza ciudad de Nuevo Laredo. El ex periodista se encontraba preso cuando murió, la fiscalía estatal lo acusa de participar en el crimen de otro reportero, el colega Carlos Domínguez Rodríguez, sucedido al inicio del 2018, hechos que tampoco aún quedado esclarecidos en su totalidad.

Garza Flores, junto con sus compañeros periodistas Jesús Zúñiga y Luis Valtierra, enfrentan un proceso penal por el homicidio a puñaladas cometido el 13 de enero del 2018 contra Domínguez Rodríguez, éste último conocido por sus señalamientos a políticos y autoridades locales. Aunque muchos dudan de la certeza en las imputaciones de la procuraduría, e incluso, diversos representantes de derechos humanos, incluido el padre Alejandro Solalinde, se han manifestado por su liberación.

Dora Elvia Vielma Aguilar, esposa del periodista infartado, según citaron medios locales, acusó al personal de CEDES de negligencia e hizo responsable de la muerte de su marido al director del Penal, ya que el traslado en una camioneta impidió también auxiliarlo a tiempo desde una ambulancia equipada.

Asimismo las autoridades, también tomaron fotografías y realizaron una inspección a la camioneta van, en la que Gabriel Garza fue trasladado al Hospital General, en lugar de utilizar la ambulancia, a pesar de que esta, tenía más de una hora estacionada afuera del penal que se ubica en Nuevo Laredo Tamaulipas, México, precisamente a la espera de transportar al periodista a un hospital.

La van por su parte, es usada para el traslado de reos, no cuenta con ninguna medida de auxilio para atender urgencias y eso pudo afectar más la salud.

Nos unimos al clamor de los periodistas tamaulipecos, quienes se pronuncian inconformes e indignados ante el trato injusto que se recibe de parte de las autoridades, y exigimos una minuciosa investigación para clarificar los motivos del deceso del compañero periodista, y deslindar responsabilidades, y en su caso, castigar con todo el peso de la ley a quien resulte responsable, si es que se dieron actos de negligencia, tomando en cuenta, que Garza Flores se encontraba bajo la responsabilidad de las autoridades penitenciarias.

También personal médico del Hospital General ha señalado que el transportar en una camioneta van al periodista, fue un acto de negligencia que pudo haber derivado en su muerte, situación que desde el SNRP exigimos se investigue a fondo y se aclaren los hechos que privaron de la vida al periodista.

Por el Comité Ejecutivo Nacional
Fernando Olivas Ortiz Secretario General del SNRP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *