Comparte

Por Fernando Olivas Ortiz *

Nuevamente la ciudad de México se colapsó luego de un terrible terremoto que azotó a muchos estados de la república mexicana, los más afectados Morelos, Estado de México, Puebla y Guerrero; pasaban de la una de la tarde cuando se empezó a sentir un movimiento horrible, la tierra se convulsionaba y la gente trataba de ponerse a resguardo, sin embargo el caminar era lento y difícil, no se podía dar paso, se movía el piso y parecía que se resbala uno con aceite.

Fueron segundos interminables “yo pienso que 100” sin embargo se hizo eterno el final del sismo, en ese lapso las crisis nerviosas se hicieron presentes sobre todo jóvenes madres que imploraban al viento por sus hijos que se encontraban en las escuelas, muchas conservaron la calma y demostraron entereza y carácter, los hombres tratando de demostrar una tranquilidad que estaban muy lejos de sentir, pero que los ayudó a salvar el instante que se hizo eterno, como comentaron algunos de los que abandonaron las oficinas de ODAPAS Nezahualcóyotl, para ponerse a resguardo.

Desde estas líneas mi agradecimiento imperecedero a “Sandra” que se desempeña como cajera en la institución donde me encontraba haciendo un trámite cuando sucedió el sismo, asimismo al señor Arnulfo, también contribuyente de ODAPAS, ambos me ayudaron a salir de la oficina y tomándome cada uno de un brazo me condujeron al lugar adecuado y exclusivo para resguardarse del movimiento telúrico, su ayuda me permitió llegar al sitio de seguridad porque no podía caminar por mi discapacidad en las piernas.

Esas muestras de ayuda y auxilio siempre se dan en estos momentos cuando se requiere y muchos mexicanos y mexicanas son la “mano amiga” que hacen que uno llegue al lugar adecuado y además demuestran su grado de heroísmo porque al hacer este tipo de acciones ponen en peligro su propia vida, sin embargo no les interesa y siempre están dispuestos ayudar a quien lo requiere.

Las autoridades de ODAPAS luego del terremoto cerraron las instalaciones para evaluar los daños y a los trabajadores les permitieron irse a sus casas para reunirse con sus familiares y percatarse que se encontraban en perfecto estado de salud, en ese momento todavía no sabíamos que la ciudad de México, nuevamente se desmoronaba casi con la intensidad del terremoto de 1985, e igual con muchas víctimas fatales y edificio que se vinieron para abajo.

Posteriormente nos enteramos por los periodistas de las diferentes Delegaciones del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP).que hubo angustia, llanto, crisis nerviosas y sin embargo el recuento de daños les permite decir que a los compañeros y compañeras del SNRP, afortunadamente no les pasó nada y siguen ayudando a vecinos y familiares que tuvieron algún tipo de percance.

Por cierto agradecemos desde lo más profundo de nuestro corazón, las muestras de solidaridad de nuestros amigos y compañeros de las diferentes organizaciones periodísticas agrupadas en la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC) y de todos los países como Brasil, Argentina, Chile, Colombia, República Dominicana, Honduras, Colombia, Panamá, Costa Rica, Venezuela, Haití, Paraguay, Ecuador , Uruguay y Perú

Asimismo recibimos las condolencias para todo México por el terrible sismo que azotó nuestro país, de parte de los directivos de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) que congrega a 600 mil periodistas de todo el mundo congregados en 150 países de los cinco continentes, a quienes también agradecemos su apoyo solidario en estos momentos tan difíciles que atraviesa nuestro país, brindándonos sus condolencias por las personas que han perdido la vida, luego del terrible terremoto.

Durante muchos años hemos mantenido estrecho contacto con nuestros amigos y compañeros de UNIFOR de Canadá, tiempo en el cual nos han apoyado con determinados proyectos y programas y ahora cuando sufrimos esta desgracia en nuestro país, nuevamente los directivos a nombre de miles de trabajadores se solidarizan con nosotros y nos envían condolencias por los decesos registrados durante el terremoto que nos afectó a los mexicanos el 19 de septiembre. A todos muchas gracias de parte de nuestra organización nacional.

 

* Fernando R. Olivas Ortiz

Secretario General del SNRP

Secretario de Prensa de la FEPALC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *