Comparte

Las horas siguen pasando y el periodista de Oaxaca, Agustín Silva Vázquez permanece desaparecido, lo que incrementa el temor de que su vida se encuentre en grave riesgo, tanto por los peligrosos reportajes e investigaciones que recientemente manejaba, así como por el hallazgo de su vehículo abandonado en zonas alejadas.

Aunque la Fiscalía de Oaxaca confirmó que ya estaba llevando a cabo las investigaciones para determinar el paradero de nuestro colega periodista, como publicó el diario La Jornada, hasta la fecha no se reporta avance sustancial, lo que incrementa también el temor de que las indagatorias y esfuerzos realizados por las autoridades no estén siendo suficientes.

Desde el Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa hacemos un extenso llamado a todas nuestras secciones y colegas de la prensa para difundir esta alerta que está emitiendo la familia de Agustín Silva Vázquez, quienes afirma que el viaje que realizó fue con motivo de una investigación que estaba realizando y para la cual le habían ofrecido información clave, por lo que también se tienen múltiples indicios de que la desaparición podría estar ligada a su actividad periodística.

Esta sospecha también se acentúa por el hecho de que nuestro colega periodista no era una persona de dinero, que suele ser el otro motivo principal por el cual se cometen secuestros en nuestro país, lo cual quedaba también de manifiesto en su vehículo -lo que descarta de igual forma como este fuera el móvil que llamara la atención para un secuestro espontáneo-; el auto además también tiene las insignias de El Sol del Istmo, diario donde él y su padre trabajan, en la ciudad de Tehuantepec, incrementando así los indicios que vinculan la desaparición con su actividad profesional.

La familia señaló en particular las sospechas acerca de una detención de la cual fue testigo, y que fue realizada por militares a individuos fuertemente armados, y quienes también habrían ejercido presión -a través de su defensa- para que el periodista declarara en su favor.

Hacemos un llamado a las autoridades a implementar todas las capacidades estatales y federales para solventar este caso, pues se tiene el grave riesgo de convertirse en un nuevo y muy grave crimen contra periodistas y contra la libertad de expresión de un país entero.

 

Fernando Olivas Ortiz. Secretario General del SNRP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *